23• Despejado

30 de Junio de 2022 07:58

$19.10

Ahogados en deudas gota a gota

Ahogados en deudas gota a gota


Ahogados en deudas gota a gota

HISTORIA Y EDICIÓN FOTOGRÁFICA: AMÍLCAR SALAZAR/LALUPA.MX

El esquema de crédito se conoce como gota a gota, porque el prestamista gana intereses cada día mientras exprime al deudor. La especialidad delictiva fue iniciada por la mafia colombiana de los ochenta, pero con el tiempo cientos de goteros emigraron hacia toda Latinoamérica.

En el caso de México, muchos de ellos ingresan por Quintana Roo y se alojan en la CDMX, donde establecen vínculos con cárteles mexicanos como La Unión Tepito, Anti-Unión y CNG-Tepito. Algunos goteros siguen viajando y prueban suerte en muchas entidades del país.


Pero otras formas de goteo son ejercidas por agiotistas mexicanos; entre estos los que aprovechan la irregularidad que priva en Internet para integrar a sus negocios de “préstamo exprés” el uso de aplicaciones para celular, mismas que exprimen de manera automatizada los recursos del deudor.

Comerciantes, amas de casa y trabajadores autónomos, sectores que a menudo no reúnen las exigencias de la banca para otorgar créditos, suelen ser las principales víctimas de goteros –tanto callejeros como cibernéticos–, según puede verse en esta investigación de lalupa.mx.

“PAGA MELITÓN O TE MUERES”

El préstamo gota a gota que el comerciante Melitón N. dejó de pagar a un agiotista le fue cobrado de una manera atroz: alguien le cortó la garganta con un cuchillo y lo dejó desangrarse sobre el piso de su vivienda, en la alcaldía Azcapotzalco de la ciudad de México.

El hombre de 75 años fue ejecutado con una técnica conocida en el argot del hampa como corbata colombiana, que en los años 50 dio triste fama en Colombia a un sicario apodado Sangre Negra, quien pasó de ser guerrillero a cobrador de deudas. Más adelante, esa forma de matar sería adoptada por células del también sanguinario Cártel de Medellín.

En la CDMX, la policía ha declarado que operan alrededor de mil 500 goteros, sobre todo de origen colombiano, aunque también se ha detectado a mexicanos, venezolanos y hondureños, entre otros.

El presunto móvil que sicarios desconocidos habrían tenido el pasado 30 de enero para degollar al anciano fue plasmado como grafiti sobre la barda del edificio en que este vivía, situado en Tepantongo 253, colonia Reynosa.

“Paga Melitón o te mueres”, rezaba la pinta que fue trazada días antes del homicidio.

La Fiscalía de la CDMX dijo que la víctima estaba endeudada con un prestamista de nacionalidad no revelada, apodado El Pancho, quien sería el líder de una banda de goteros que trabaja tanto en Azcapotzalco como en Miguel Hidalgo.

Si bien la policía afirmó haber arrestado a Jesús N. y Yoselín N., supuestos cómplices del usurero que fueron captados por cámaras mientras abordaban un vehículo Audi en las afueras del inmueble, estos fueron liberados por un juez, ello porque la Fiscalía no presentó pruebas suficientes para vincularlos a proceso.

Un joven que vende tortas en las inmediaciones del inmueble donde ocurrió la muerte de Melitón, dice a lalupa.mx que él y otros comerciantes trabajan por esas calles con mayor miedo que el de costumbre, ya que “hay muchos por aquí que tienen deudas con la maña; ahora sí que, con el perdón del difunto, están endrogados hasta el cuello”.

El tortero dice no haber conocido a Melitón ni haber oído hablar de El Pancho. Sin embargo, reconoce que dicho crimen, junto con el grafiti amenazador –borrado por vecinos a los dos días del suceso–, causó bastante impacto en el barrio.

“Yo creo que era un mensaje para todos y más claro no se puede: paga lo que debes o ya sabes la que te espera”, comenta.

“ESCAPAR” DE LA DEUDA

La deuda de 13 mil pesos que Leodegario N. tenía con goteros de Ciudad del Carmen, Campeche, no se extinguió con su suicidio, el cual ejecutó hace pocos días ahorcándose con las ataduras de una hamaca doméstica.

Pese al fallecimiento del deudor, los usureros siguen cobrando las cuotas del adeudo (pactado originalmente a 20 días, pero renegociado a tres meses con altos réditos) visitando el local de comidas que tiene un familiar del difunto: alguien que ha preferido pagar una suma que ignoraba antes que ver quemado su negocio o ser baleado frente a sus hijos, entre otras amenazas que le habrían enviado los goteros.

Entre las reglas no escritas de los convenios gota a gota estaría una mafiosa regla en la que se advierte que suicidarse no salva al deudor de que algún familiar suyo (elegido a discreción por el agiotista) siga pagando las cuotas e intereses hasta el final del acuerdo.

lalupa.mx charló por vía telefónica con familiares de Leodegario, quienes no sólo confirmaron que la deuda adquirida por el finado sigue pagándose, sino que el suicidio de su pariente les dejó, además de dolor y enojo, un grave problema financiero: pagar los gastos del funeral, mismos que inclusive superaron la deuda contraída con los prestamistas.

“Gracias a la virgen mucha gente nos ayudó de corazoncito o cómo le hubiéramos hecho con la gastadera que se fue a unos 20 mil”, comenta una afligida voz del sureste del país.

Los suicidios por “problemas económicos” forman parte de las tres primeras razones (además de depresión y penas amorosas) que aducen aquellos seres que directa o indirectamente expresan motivos para escapar de la vida por mano propia, ello según las conclusiones de un foro latinoamericano celebrado en 2020 con motivo del Día Mundial para la Prevención del Suicidio.

En México, de acuerdo con mediciones 2020 del INEGI, se registran 7 mil 818 suicidios anuales, cifra que representa una tasa de 6.2 por cada 100 mil habitantes. Chihuahua, Aguascalientes y Yucatán son las entidades con mayor incidencia (14.0, 11.2 y 10.1), Campeche (7.7) y Querétaro (7.1) ocupan los sitios 8 y 12, respectivamente, mientras que al final de la lista están Hidalgo (3.7), Veracruz (3.3) y Guerrero (2.0).

GOTEROS EN QUERÉTARO

Jefferson, Daniel y Juan Nicolás son tres jóvenes colombianos que a principios de marzo pasado fueron detenidos por la policía municipal de Pedro Escobedo y posteriormente puestos a disposición de la Fiscalía de Querétaro, instancia que los remitió al Instituto Nacional de Migración, donde se gestionó su deportación.

Con edades entre 20 y 30 años, los sudamericanos formaban parte de células de prestamistas gota a gota que en los últimos meses rondan los mercados públicos queretanos, tanto para cobrar deudas ya adquiridas por locatarios como para captar nuevos créditos.

“Señor comerciante: le prestamos al instante, para pagar cuotas diarias, sin ninguna garantía, sin fiador, único requisito: tener negocio”, puede leerse en uno de los tantos volantes que distribuyen estos goteros en tianguis y ciertas calles de Pedro Escobedo, San Juan del Río y Querétaro, entre otras.

Si bien no existe un número exacto de goteros que operan en la entidad, en julio de 2019 el fiscal Alejandro Echeverría informó que la autoridad había capturado a un total de 50, mismos que en su mayoría fueron deportados.

Echeverría destacó la necesidad de que los comerciantes que han sido víctimas de usura, estafa o extorsión denuncien formalmente a los goteros, dado que el sistema de justicia penal enfrenta el problema de no poder sujetarlos a proceso por falta de pruebas, concretándose a deportar a aquellos que se les arresta en flagrancia o tras cometer faltas administrativas.

TRASTIENDAS DONDE “PRESTAN”

Como en todo el país, los municipios de Querétaro también enfrentan una ola de publicidad callejera que se aprovecha de bardas y postes para promover ofertas de “crédito exprés” por parte de supuestas empresas financieras, mismas que generalmente no se identifican.

Una situación similar se aprecia en la red social Facebook, donde lalupa.mx pudo contar 47 páginas y grupos dedicados a promover ofertas de “préstamos de volada” a la población queretana.

Este medio dio seguimiento a diversas ofertas promovidas en la citada red social, entre estas Préstamos Personales Querétaro, página que ofrece “los préstamos más fácil y rápidos del mercado”. Un sitio que si bien no divulga una razón social, cita a su clientela en un misterioso domicilio de las calles de Isidro Reyes 20, esquina Constituyentes, zona céntrica de Querétaro.

“Taxista, ama de casa, negocio propio, pensionado, ventas por catálogo, comerciante. ¿Tienes alguna emergencia? Te prestamos hasta 18,000 pesos fácil y rápido, no se piden anticipos”, se lee en el anuncio que remite al interesado a enviar mensaje por Whats App.

El reportero de lalupa.mx y supuesto aspirante a crédito no accedió a dejar tirados sus documentos (INE, comprobante de domicilio y referencias personales) con un tal “Franco”, quien según la conversación digital que aquí se reproduce “empezaría apoyando para el proceso de la solicitud”.

Este medio llegó a las calles de Isidro Reyes 20 y encontró que “Franco” era, aparentemente, un guardia con la instrucción de apenas “recibir sus papeles” a través de la ventanilla de seguridad que tiene un sucio portón metálico en el que no se ve más rótulo que el de “no estacionarse”.

La referencia geográfica indicaría que “Franco” recaba documentos privados en la trastienda de un elegante negocio de venta de motocicletas situado a la vuelta de la esquina, sobre Constituyentes. Sin embargo, en dicho local dijeron no conocer al aludido y que el único crédito que ahí se otorga es para la venta de motonetas, a cargo de Banco Azteca.

ENDEUDADORES DE PESADILLA

Los misteriosos promotores de “dinero exprés” pululan en calles y páginas web, porque “este es un negocio en el que sobran clientes: todo mundo anda urgido de dinero”, según comenta a este portal periodístico el abogado sanjuanense Juan Trejo, quien litiga en juzgados civiles.

El experto dice que la mayoría de las ofertas callejeras o de redes sociales están dirigidas a incautos que “en el mejor de los casos perderán 500 pesos que le obligarán a depositar en cuentas de particulares”. Lo anterior, por supuestos “gastos de investigación” para préstamos que muchas veces no se aprueban.

“Además de cobrarte cuotas, se quedan con copia de tus documentos y ahí tienes un nuevo peligro”, dice Trejo, quien además describe algunas variantes de los créditos exprés.

En los casos en que los préstamos sí se acreditan, estos se depositan sólo hasta que el domicilio del beneficiario ha sido verificado en persona por representantes del prestamista (igual que hacen los goteros colombianos) y que el nuevo deudor firma un libro de letras de cambio y se compromete a pagar intereses “tan altos que podrán darte pesadillas”.

No faltan los promotores de crédito que en realidad son intermediarios de bancos o financieras legalmente constituidas, pero cuyos nombres se ocultan al cliente, ya sea por la mala fama que tenga la institución o por estrategia para buscar deslindarse si algún pleito llega a los tribunales.

Y están, claro, los francos estafadores, quienes luego de presumir que sus ofertas tienen el aval de Profeco, Segob o Economía, desaparecen como magos una vez que el anhelado préstamo ingresa no a la cuenta bancaria del endeudado, sino a la del propio gestor.

GOTA A GOTA TELEFÓNICO

Carlos N., locatario del mercado El Tepe, en la capital de Querétaro, dice a lalupa.mx haber rechazado las ofertas de “dinero rápido” que algunos colegas suyos sí han aceptado por parte de goteros que rondan dicho tianguis repartiendo tarjetas o cobrando cuotas.

Sin embargo, el comerciante vive bajo usura y amenazas a través de aplicaciones que navegan en su teléfono celular. Se trata de las denominadas: José Cash, Moneyman, Taladinero y Lanafácil, entre otras que se descargan gratuitamente de las tiendas Google Play y App Store.

“Me metí en un círculo del demonio: le pedía dinero a una aplicación para pagar a otra y así, hasta que quebré en lo económico y me quebré moralmente. Todo esto empezó hace un año, así que ya lo tomo con más calma, aunque sigo hasta el gorro de intereses y ya no puedo pedirle a nadie. Y aunque gracias a dios siempre hay chamba, es una chinga psicológica la que me cargo: a veces no sé qué hacer, no tengo manera de huirme”, dice.

Para colmo, Carlos afirma que luego de haber confiado su identidad digital a varias aplicaciones de celular (INE, comprobante de domicilio, reconocimiento facial, redes sociales, fotos y contactos) ya tiene hasta “un clon” que habría pedido préstamos a su nombre. “Si me ve por ahí ése no soy yo”, dice bromeando.

“Seguido me llegan mensajes para cobrarme de aplicaciones que ni conozco o bufetes que dicen que van a quemarme con mi familia y con mis contactos. A veces sí me ponen nervioso, pero otras veces pienso que más quemado no podría estar: con lo que debo tengo bastante para quejarme, y no queda de otra que ver cómo salimos del hoyo.”

FRAUDE CIBERNÉTICO Y ROBO DE IDENTIDAD

Un millón 901 mil quejas por fraude financiero dentro de un trimestre (el primero de 2021) no parecen ser pocas. Es el dato que ofrece en su sitio web la Comisión Nacional para la Protección y Defensa de Usuarios de Servicios Financieros (Condusef), instancia que especifica que un 70 por ciento de estas quejas son de origen cibernético.

Dentro del rubro de fraudes cibernéticos, los cuales pasaron de 639 mil a mil 322 en un periodo de cuatro años (2017-2021), el robo de identidad se ha convertido en un delito al alza, con un total de 13 mil 619 casos durante 2021.

ENDEUDADOS, SEIS DE CADA DIEZ MEXICANOS

La falta de liquidez que enfrentan pequeños comercios y talleres empata con el auge que vive la oferta crediticia irregular, tanto la que promueven los goteros en mercados públicos como la que publicitan agiotistas y financieras patito, ello a través de tarjetitas, volantes y carteles que pegan en postes públicos, así como en las redes sociales.

Si bien el Banco de México aún no difunde datos recientes sobre el endeudamiento de la población, la Encuesta Nacional sobre las Finanzas de los Hogares 2019, levantada en conjunto con el INEGI, muestra que un 60.2 por ciento de las familias (seis de cada diez hogares) enfrenta algún tipo de deuda, destacando: tarjetas bancarias y adelantos de nómina, así como casas de empeño, micro financieras y préstamos de particulares.

En el caso de los pequeños y medianos negocios (Pymes), el índice de salud financiera IQ Fundary, divulgado por el periódico El Economista, afirma que “miles de negocios sufren estrés de liquidez, teniendo recursos para operar apenas durante periodos de 20 días (en noviembre de 2021, el promedio de solvencia era de 32 días)”.

La consultora Fintech indica en otra encuesta que un 87 por ciento de los mexicanos ve a sus finanzas personales como “la mayor fuente de ansiedad y estrés”, ello porque pasan día y noche pensando en cómo salir del brete económico.

ADIOS A LOS “CRÉDITOS A LA PALABRA”

El agobio económico que sufren artesanos, prestadores de servicios y tallercitos se agrava ante la actual crisis inflacionaria y las dificultades (o riesgos) de obtener crédito bancario tradicional. Para colmo, ahora se enteran del fiasco y virtual cierre de los programas de apoyo del gobierno federal.

En el Presupuesto de Egresos de la Federación 2022 –aprobado en diciembre por las cámaras de Diputados y Senadores con mayoría morenista– los únicos programas creados por el gobierno federal para apoyar con créditos blandos a la población acaban de ser sepultados financieramente, aún cuando los programas ya eran emblemáticos de la autonombrada 4T.

Tanto el programa Créditos a la Palabra, que prestaba 25 mil pesos a pequeños negocios, como las muy promovidas Tandas del Bienestar, que daba crédito por entre seis y 20 mil pesos a tasa cero, dejaron de contar con presupuestos por hasta 32 mil mdp, para reducirse a mil 500 mdp.

Durante una de sus charlas matutinas, el presidente López Obrador confirmó que a partir de 2022 ya no hay partidas para ambos programas; empero, dijo confiar en que con los reembolsos que puedan obtenerse por los créditos ya otorgados (estos no han sido devueltos por los beneficiados, hasta en un 97 por ciento) los apoyos puedan continuar.

“El pueblo de México es honesto, la mayor riqueza de México es la honestidad de su pueblo, y no es por nada, pero la gente que recibe un pequeño crédito, una tanda, cumple más que los de mero arriba”, comentó el mandatario.

Con información de: https://lalupa.mx/


Estamos hablando de: